Top
Aisoy, el robot con emociones – Ideas e Inventos
fade
9170
bp-nouveau,post-template-default,single,single-post,postid-9170,single-format-standard,admin-bar,no-customize-support,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll,no-js

Aisoy, el robot con emociones

Desarrolladores españoles presentaron Aisoy 1, un robot capaz de interactuar, mantener diálogos fluidos y hasta tomar sus propias decisiones. El proyecto, creado en España, puede mantener diálogos fluidos con personas (u otros robots) y hasta reconocer cambios en el entorno.

El equipo responsable del desarrollo es Aisoy Robotics, un grupo de ocho emprendedores españoles que investigaron en el área de “inteligencia artificial” para intentar emparentar las reacciones de sus creaciones con las de los seres humanos.

Es así como lograron que su robot pueda “sentir” hasta 12 emociones: felicidad, tristeza, vergüenza, esperanza, reproche y remordimiento, entre otras. Su hardware está construido con piezas de bajo costo (está basado en la económica placa madre Raspberry Pi), y cuenta con sensores de tacto, acelerómetros, una cámara de 2 megapíxeles y micrófono.

Esas partes le otorgan funciones que permiten reconocer caras, expresiones o movimientos. También puede detectar cuando está acostado y diferenciar el trato recibido por dos personas distintas para reaccionar acorde a sus “recuerdos”.

El robot comienza a funcionar sin necesidad de programarlo, con solo sacarlo de su embalaje, aunque también ofrece la posibilidad de conectarlo a diferentes aplicaciones para lograr una mayor personalización.

“Una robótica social para todos” es el lema del director de producto y responsable de ingeniería y desarrollo, Diego García, quien busca “acercar la tecnología a las personas y hacerla lo más natural posible”, según declaraciones reproducidas por Europa Press.

García aclaró que el Aisoy es también un proyecto educativo infantil porque “los niños aprenden no solo de programación y tecnología sino también de ciencia, creatividad o trigonometría”.  Sus usos en educación o sanidad, además de su precio accesible, convierten a este robot en una gran iniciativa tecnológica.

vía: minutouno

 

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment

 
Skip to toolbar