Top
Nuka, robot para terapia de ancianos – Ideas e Inventos
fade
12190
bp-nouveau,post-template-default,single,single-post,postid-12190,single-format-standard,admin-bar,no-customize-support,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll,no-js

Nuka, robot para terapia de ancianos

La foca bebé “Nuka” es un entrañable y suave peluche robotizado que se vuelve más cariñoso cuando más se le acaricia y cuyo uso en hospitales y residencias de ancianos en todo el mundo está evidenciando efectos muy positivos en terapias médicas frente a problemas de ansiedad, tristeza o demencia, entre otros. Nuka es capaz de atender con su mirada a quien le habla incluso cuando se le cambia el nombre sin avisar gracias a su sistema de inteligencia artificial incorporado

Esto permite reducir los niveles de ansiedad y tristeza de los pacientes, explicó su creador, el ingeniero e investigador japonés Takanori Shibata, uno de los grandes expertos mundiales en robótica. En la feria Global Robot Expo, que se celebra en Madrid, Shibata aseguró que hay distintos estudios y ensayos clínicos en varios centros médicos del mundo que en los últimos años han confirmado los efectos terapéuticos de Nuka. Así, este mismo año está previsto que Nuka reciba la certificación como dispositivo médico por parte de las autoridades médicas europeas, después de haberse vendido en el mundo unos 4.000 ejemplares, indicó su desarrollador.

La foca robótica, que puede usarse como una mascota, tiene 10 microchips e incluye en su barriga y en sus bigotes distintos sensores para detectar el tacto de quien lo acaricia, y para moverse y acurrucarse cuando se le trata con cariño. También lleva un micrófono para escuchar la voz y reconoce la oscuridad y la luz, además de comprender distintos idiomas; varios son europeos aunque todavía no maneja el español.

Este peluche robotizado, que pesa de 2,5 kilogramos, también ayuda a mejorar la presión sanguínea y los efectos de la rehabilitación en personas con desórdenes cognitivos u otros, así como el estado de ánimo de niños en hospitales. Según su creador, favorece la comunicación y las relaciones sociales. En EE.UU. se utiliza como complemento para terapias neurológicas, y en Europa, el país con mayor aceptación es Dinamarca, en donde alrededor del 80% de los municipios dispone de este robot, habitualmente en residencias de ancianos.

En Alemania, los seguros sanitarios incluyen terapias médicas conNuka, y en el Reino Unido el sistema nacional de salud lo utiliza en terapias no farmacológicas frente a la demencia. Por otro lado, en Singapur, las autoridades reembolsan el coste de su adquisición en centros de ancianos, y también lo hacen en Japón algunos gobiernos locales.    EFE

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment

 
Skip to toolbar