Top
Teclado para la muñeca – Ideas e Inventos
fade
5477
bp-nouveau,post-template-default,single,single-post,postid-5477,single-format-standard,admin-bar,no-customize-support,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0.1,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-header-style-on-scroll,no-js

Teclado para la muñeca

Un minúsculo teclado que se agranda cuando lo tocas podría facilitar la labor de teclear texto en los relojes inteligentes. Parece que últimamente todo el mundo anda creando su reloj inteligente, algo que no se ha resuelto es cómo escribir texto en unas pantallas tan diminutas, y los aparatos presentados hasta la fecha tienden a centrarse en ver información, los correos electrónicos entrantes por ejemplo y permitir a los usuarios realizar tareas sencillas, como controlar un reproductor de música. Si no se consigue que tanto enviar como recibir información resulte fácil para los usuarios, es probable que a los relojes inteligentes les cueste despegar, como han hecho teléfonos y tabletas.

Un grupo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon , Estados Unidos, tiene una solución posible para la parte de esta ecuación referida a la entrada de texto. Se llama Zoomboard y es un teclado QWERTY de pantalla táctil del tamaño de un centavo de dólar que magnifica un pequeño segmento de teclas cuando el usuario lo toca, facilitando teclear sin errores en pantallas pequeñas. El grupo presentará un artículo en el que se explica cómo funciona Zoomboard y un experimento realizado para probar su utilidad en la Conferencia de Interacción Hombre-Máquina en París, Francia.

vía: MIT

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 MIT Technology Review

Carola Cravedi
No Comments

Post a Comment

 
Skip to toolbar